VACUNA CUBANA: LA CIENCIA POR LA VIDA

Mateo Crossa* 

Soberana 02: qué se sabe de la vacuna que está desarrollando Cuba contra el  coronavirus - BBC News Mundo
Fuente: BBC

Los 110 mil kilómetros cuadrados de superficie que tiene la isla de Cuba representan sólo 0.5% del total de territorio de América Latina y el Caribe (ALC). Las 11.3 millones de personas que habitan la isla, representan únicamente 2.7% de la población de la región. Aun así, a pesar de ser territorialmente y demográficamente pequeña en comparación con otros países latinoamericanos como México y, a pesar de estar bloqueada por la economía más grande del mundo que se encuentra a tan sólo 420 kilómetros de sus costas,  es el único país latinoamericano que ha llevado por delante una agenda científica y tecnológica independiente y soberana, que hoy se refleja por medio de la creación propia de la vacuna contra el SARS-CoV-2 para inmunizar a su población completa y compartir su invención sin fines de lucro al resto del mundo.

La isla cuenta ya con cinco vacunas: Soberana 02, Soberana 03 y Soberana Plus, Soberana 01 y Mambisa (las últimas dos aún en fase de ensayo clínico). Ningún otro país de América Latina ha estado cerca de hacer semejante hazaña. Además, es el primer país del mundo en inocular contra este virus a niños y niñas desde los dos años de edad, luego de que la vacuna Soberana 2 fuera aprobada por Centro para el Control Estatal de Medicamentos (Cecmed) para su uso de emergencia para inmunizar a la población infantil.

Con la creación de sus propias vacunas, Cuba no sólo está enfrentando al virus que ha puesto en jaque a la humanidad entera, causando a la fecha 4.6 millones de muertes según cifras oficiales —aunque la OMS asegura que el número real es dos o tres veces mayor. Con esto, Cuba no sólo desafía a la agresividad prolongada del embargo económico que ha buscado ahorcar a la revolución por décadas, y que hoy se agudiza sin freno. No sólo afronta el poder monopólico de las grandes corporaciones farmacéuticas que han convertido el conocimiento público y la ciencia para la vida en bienes privados y extraordinariamente jugosos.

El desarrollo soberano de vacunas cubanas también desafía la historia colonial y neocolonial que ha suprimido y violentado sistemáticamente el derecho que tienen países pobres del mundo para crear su propio conocimiento científico y tecnológico destinado al bienestar social y a la reproducción de la vida. Es decir, Cuba desafía la condición estructural en la que históricamente se encuentra sumergida América Latina como exportador de recursos primarios e importador de lo que Eduardo Galeano describió como “tecnologías que sólo saben hablar inglés”.  

La posibilidad que ha creado Cuba para desarrollar una vacuna que inmunice a toda su población, y que eventualmente sea de acceso para otros países pobres, no surgió de un día a otro. Han sido décadas de construcción de un modelo de desarrollo social y público que, a pesar de las dificultades internas y los candados impuestos que ahorcan su acceso al comercio internacional, se dirige en un sentido notoriamente diferente que el resto de América Latina. Las evidencias son contundentes: mientras el promedio del gasto público en salud como parte del PIB en la región latinoamericana es del 3.6% —muy por debajo del porcentaje de 6% recomendado por la Organización Panamericana de la Salud— en Cuba, esta cifra representa el 10.5%, lo cual equipara a este país bloqueado económicamente con casos como Alemania y Gran Bretaña  (lamentablemente México es de los países de la región con una de las cifras más bajas de gasto público en salud, al haber alcanzado únicamente 2.5% del PIB en 2020)

Mientras que el resto de Latinoamérica se ha enfrentado a esta desgarradora crisis sanitaria prácticamente desarmado por décadas de privatizaciones y desinversión que han resquebrajado los sistemas de salud pública, Cuba se enfrenta a este escenario con un sistema de salud que, sin escapar contradicciones internas propias de una economía bloqueada, es digno de admirarse en cualquier país desarrollado del mundo: la industria biotecnológica de Cuba está compuesta por más de 30 institutos de investigación y empresas manufactureras del conglomerado estatal BioCubaFarma. La isla tiene 2.438 patentes registradas fuera de Cuba y sus productos se venden en más de 50 países, incluyendo vacunas, medicamento y equipo médico.

La experiencia de la isla en la producción de vacunas es larga. Cuba fue el primer país en erradicar la poliomielitis con Programa Nacional de Inmunización iniciado en1962. Desde entonces la inmunización y el combate a la mortalidad causada por enfermedades prevenibles por vacunas se convirtió en prioridad para la agenda estatal de salud pública. Desde aquel año se eliminaron por completo seis enfermedades inmunoprevenibles y cuatro formas graves de enfermedad con vacunas hechas prácticamente todas en la isla. La lista es larga, pero entre algunos casos destacados se puede mencionar la vacuna contra la Hepatitis B (Heberbiovac HB) y la vacuna contra las meningitis causadas por Haemophilus influenzae, ambas producidas hace más de 25 años por el Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología (CIGB). Posteriormente, en 2008 se creó la vacuna terapéutica CIMAvax EGF para su uso en pacientes con cáncer de pulmón, mientras que en 2015 se creó la vacuna CIMAher para el tratamiento del cáncer de cabeza y cuello, esófago, páncreas y glioma pediátrico.

Esto se ha logrado, no solo con la creación de conocimiento científico y tecnológico propio —lo cual implica una enorme inversión pública para la formación de mano de obra calificada— sino también por un sistema e infraestructura de distribución que alcanza todos los rincones de la isla, lo cual garantiza el más elevado nivel de cobertura de inmunización que tiene América Latina: mientras que en la región latinoamericana la cobertura de algunas vacunas —casi todas importadas— no alcanza ni el 50% de la población, en Cuba se alcanza entre 99 y 100% para casi todas las vacunas. Anualmente, se administran en promedio cerca de 5 millones de dosis de vacunas simples o combinadas, que protegen contra 13 enfermedades (ver aquí para más información).

Este sistema de inmunización nacional se remonta a la creación de los policlínicos integrales creados en 1964, los cuales se extendieron a nivel nacional con miles de especialistas en Medicina General Integral, incorporando íntegramente a las comunidades dentro de la política de prevención e inmunización. La asistencia médica se ofrece a través de una red de 219 hospitales, 13 institutos de investigación, 498 policlínicos, 11 mil consultorios y un contingente de médicos de familia ubicados en las comunidades, centros laborales y centros educacionales. Esta articulada estructura de atención médica es sobre la cual opera el sistema de inmunización y distribución de vacunas, por lo cual no resulta difícil entender que al 26 de octubre de este año, el 100% de la población cubana esté vacunada con al menos una dosis.

Además de garantizar la producción y distribución de vacunas contra el SARS-CoV-2 al interior de la isla, Cuba ha roto barreras establecidas por las políticas restrictivas al comercio de vacunas —que sólo responden a la necesidad de acaparamiento y extracción de ganancia monopólica— mediante el envió de grandes lotes de millones de vacunas a países de la periferia mundial (sur global), empezando por Vietnam, Venezuela y Nicaragua. De esta manera demuestra que una ciencia soberana e independiente avanza al margen de la avaricia del capital.

La vida humana en el planeta tierra ha sido profundamente trastocada, develando la fragilidad sobre la cual penden las formaciones sociales nacionales luego de casi medio siglo de desarrollo económico que privilegia la economía de mercado y la ganancia corporativa. Basta destacar el caso de México que pasó de ser un referente global en la generación científica para la producción y distribución de vacunas, a convertirse en un apéndice subordinado a las cadenas de producción biotecnológica globales tuteladas por las grandes corporaciones —particularmente las estadounidenses.   

En medio de esta tormenta, Cuba —la “Mayor de las Antillas”— nos enseña lo que significa priorizar el cuidado de la vida, a pesar de lo difícil e irreal que esto pueda parecer. Así lo demuestra claramente el magnífico video documental titulado Soberana del cineasta cubano Alejandro Gil, que se estrenó el 13 de agosto pasado en la sala Charles Chaplin de La Habana y se presentó en la embajada de Cuba en México en octubre, en el cual se hace explícita la humildad, la sencillez, el conocimiento y el profundo sentido humanitario de los científicos y las científicas que han trabajado para construir una ciencia que responda a la necesidad humana y no a las ganancias privadas ni al impulso destructivo del mercado mundial.      


* México, GT Crisis y Economía Mundial, rofesor-investigador Instituto Mora.

La Economía Cubana hoy: entre la pandemia y el bloqueo de Estados Unidos

José Luis Rodríguez*

I

Destaca Marino Murillo efecto positivo de la unificación cambiaria para la economía  cubana (+Videos) › Cuba › Granma - Órgano oficial del PCC
Fuente: Granma

Transcurrido el primer semestre del 2021, la economía cubana enfrenta –nuevamente- uno de los desafíos de mayor impacto desde los años 90.
En efecto, el PIB descendió un 0.2% en el 2019, se contrajo un 10.9% el pasado año y durante el primer semestre del 2021, cayó nuevamente un 2%.
En el cuadro Nº 1 puede apreciarse el detalle de las afectaciones en los principales indicadores de la macroeconomía cubana y se observa cómo se han reducido los recursos financieros externos a disposición del país.
En primer lugar, las mayores afectaciones muestran que las importaciones del 2020 para el funcionamiento de la economía durante este año, solo se recibieron en un 60% de lo planificado, debido a que los ingresos en divisas solo alcanzaron el 55% de lo previsto (CUBAVISION “Intervención del Ministro de Economía y Planificación en la Asamblea Nacional del Poder Popular el 17 de diciembre del 2020”). En síntesis, en los últimos 18 meses se han recibido 2 894 millones de dólares menos que en el 2019.
En segundo lugar, la caída del turismo internacional provocó ya, en seis meses del 2021, una disminución del 88.4% de los visitantes sobre igual período del año pasado. Ya en 2020 los ingresos se redujeron a 1 152 millones de dólares, un 56.4% menos que en 2019 (ONEI, 2021).
En tercer lugar, se incumplieran por Cuba los pagos del servicio de la deuda desde el segundo semestre del 2019, situación que empeoró en el 2020 y lo que va del 2021.
Esta situación obligó a Cuba a solicitar una nueva renegociación a los acreedores del Club de París en mayo del 2020, para posponer los pagos correspondientes hasta el 2021, para reiniciarlos en el 2022. Esto no se logró y solo se alcanzó un acuerdo que estableció un plazo suplementario para el pago de la deuda, aunque no se conocen más detalles del mismo. El pago del servicio de la deuda se vio también afectado en los casos de Rusia y China.

II

La evolución sintéticamente descrita ha sido determinada básicamente por tres factores. Por un lado, el acrecentado efecto de nuevas sanciones norteamericanas, que hasta el presente se han mantenido sin cambios. De otro lado, la incidencia de la COVID 19, que muestra en el 2021 un significativo rebrote. Finalmente, están presentes las insuficiencias y errores en la aplicación de una política económica que debe transformar sustancialmente la dinámica del desarrollo nacional, pero que ha presentado demoras que han frenado sus potenciales impactos positivos.
Un análisis resumido revela que se produjo un incremento sin precedentes del bloqueo económico de EE.UU., ya que Trump aprobó 243 nuevas medidas contra Cuba, incluyendo la activación plena de la Ley Helms Burton, lo que ha provocado 41 nuevas reclamaciones en tribunales norteamericanos contra compañías que realizan negocios con Cuba. A esto se añade la inclusión de Cuba en la lista de estados patrocinadores del terrorismo, fenómeno del que la nación caribeña es realmente víctima por parte de EE.UU.
Adicionalmente, el gobierno de Joe Biden se ha venido desmarcando de la posición que proclamo en su campaña electoral, al mantener intactas todas las medidas contra Cuba e iniciando –oportunistamente- la aplicación de otras nuevas. El costo del bloqueo durante casi 60 años de agresión alcanzó ya hasta el 2020 144 413 millones de dólares y en junio pasado fue nuevamente condenado por el voto de 184 países en la ONU.
Por otra parte, los enfermos del COVID aumentaron durante el primer semestre del año 16.4 veces y las personas sospechosas u hospitalizadas bajo vigilancia crecieron 18 veces. También, disminuyó la proporción de los enfermos graves y críticos, pero el número de fallecidos aumentó –en términos absolutos- 9.1 veces, aun cuando se mantuvo la tasa de letalidad en 0.67%. Todo esto muestra como se ha expandido la enfermedad en seis meses, pero también como los protocolos para combatir la pandemia se han perfeccionado, evitando una catástrofe sanitaria. En tal sentido, Cuba ha desarrollado cinco candidatos de vacunas, donde ya dos de ellos se han probado eficaces en más del 92% y se aplican gratuita y progresivamente a la población, que debe estar completamente inmunizada este año.
Sin embargo, no ha sido posible evitar la paralización total o parcial de la producción de bienes y servicios, así como la elevación os gastos que directamente provoca la pandemia, que alcanzan ya este año 300 millones de dólares y más de 4 300 millones de pesos para su enfrentamiento
En este difícil contexto, 30 407 colaboradores cubanos lucharon contra la pandemia en 66 países en el 2020 y muchos continúan haciéndolo en el presente, donde ya se suman 57 brigadas médicas cubanas movilizadas contra la COVID en 40 países o territorios desde el inicio de la pandemia.
Por otro lado, a partir de enero de 2021 se ha venido aplicando probablemente la política económica más compleja de los últimos años en Cuba. Se trata de la Tarea Ordenamiento, diseñada para avanzar en el unificación monetaria y cambiaria del país para lograr un sistema de dirección de la economía que permita su funcionamiento eficiente. El impacto macroeconómico principal de esta política es un estímulo a las exportaciones y no estimular las importaciones, efecto que se alcanzará a mediano plazo.
Sin embargo, esta tarea suponía una fuerte devaluación de peso cubano (CUP)1 que crearía un efecto inflacionario igualmente fuerte, el que se buscaba compensar aumentando el ingreso de la población. No obstante, el despliegue de la tarea, en medio una situación económica crítica, unido a un rebrote de COVID, ha impedido atenuar los costos del ordenamiento previsto. En realidad se ha registrado una elevación notable de los precios –que se ha tratado de corregir por diversas vías- a lo que se une un mayor desarrollo de la economía informal y la especulación.

Un análisis resumido revela que se produjo un incremento sin precedentes del bloqueo económico de EE.UU., ya que Trump aprobó 243 nuevas medidas contra Cuba, incluyendo la activación plena de la Ley Helms Burton

III

La agudización de todas las tensiones referidas, sirvió de base a una campaña desestabilizadora de EE.UU. que –al montarse sobre una realidad objetivamente compleja- alimentó a través de las redes sociales las manifestaciones de protesta que estallaron simultáneamente en varios puntos del país el 11 de julio pasado.
La complejidad de la situación se expresa en manifestaciones donde se han mezclado personas que expresan su preocupación legítima por la escasez de alimentos, medicamentos y los cortes de energía eléctrica, pero que aparecen unidas a aquellas que han atacado establecimientos y hostilizado a las fuerzas del orden, proclamando consignas netamente contrarrevolucionarias.
El gobierno cubano se ha comprometido con un análisis autocrítico de las insuficiencias presentes en su gestión, así como de los errores cometidos y adopta medidas para mejorar la situación económica a corto plazo pero –al propio tiempo- proclama el derecho a la defensa sin concesiones de la obra de la Revolución para lo que cuenta con el apoyo de la mayoría de la población.

*Cuba, Asesor del CIEM, miembro del GT Crisis y Economía Mundial.

Arremetida Imperial Contra El Gran Caribe

Pasqualina Curcio Curcio*

América Latina. Guerra contra el imperialismo y el coronavirus – ANRed
Fuente: ANRed

Después de 62 años de bloqueo criminal, en flagrante violación del principio de no injerencia y del derecho internacional, y a pesar del clamor de 186 países que anualmente votan a favor de levantar las mal llamadas sanciones, el gobierno de los EE.UU. en plena pandemia, arremete contra el pueblo cubano.

En el marco de una guerra no convencional, el imperialismo norteamericano ha promovido un conjunto de acciones que buscan generar desestabilización económica, social y política en la Isla


En el marco de una guerra no convencional, el imperialismo norteamericano ha promovido un conjunto de acciones que buscan generar desestabilización económica, social y política en la Isla para luego, con el poder de sus medios hegemónicos de comunicación posicionar la matriz de opinión responsabilizando al gobierno cubano y justificar ante el mundo un corredor humanitario que no es otra cosa que el eufemismo de la intervención militar. Entre 2020 y 2021 han aplicado 243 nuevas medidas coercitivas unilaterales que han derivado en escasez de alimentos y medicamentos, además de la suspensión de las remesas a familiares. Adicionalmente han promovido y financiado manifestaciones violentas en las calles que, aunque están focalizadas en 12 lugares, muestran a través de los medios como un estallido social.
A estas acciones se le suman los ataques informáticos y la manipulación de la información con calumnias y mentiras. Sin ninguna evidencia ni pruebas, los medios de comunicación hegemónicos han afirmado de la supuesta represión de los cuerpos de seguridad para controlar el orden en la Isla, hablan de desaparecidos, fallecidos y torturados. Informaciones que han sido debidamente desmentidas por los voceros de la revolución cubana, entre ellos su canciller.
Mientras tanto, a diferencia de lo que muestran los medios hegemónicos de comunicación, las calles de Cuba se encuentran en total normalidad mientras el pueblo junto con su gobierno combaten la pandemia de manera exitosa, registrando las tasas más bajas de contagio y de mortalidad a la vez que desarrollan vacunas contra la covid-19 para el mundo entero.
Paralelamente, en Venezuela, país también bloqueado y asediado en el marco de una guerra no convencional que el imperialismo inició en 1999 y que intensificó luego de la partida física del Comandante Chávez, se registró una nueva arremetida a través del intento de una incursión militar en la frontera con Colombia por parte de grupos paramilitares y terroristas (http://diariovea.com.ve/padrino-lopez), así como acciones violentas también a cargo de paramilitares en una zona de la capital (http://www.minci.gob.ve/más-de-20 paramilitares colombianos). Acompañaron estas acciones con un intento de magnicidio denunciado por el propio presidente Nicolás Maduro (https://www.vtv.gob.ve, 11-07-2021).
Hechos que se han ido desarrollando en el Gran Caribe mientras se perpetraba el asesinato del presidente Jovenel Moïse de Haití a manos de mercenarios colombianos (https://www.bbc.com/mundo/noticias-america-latina-57759824). Por su parte, y siguiendo en el Caribe, EE.UU. anunció nuevas medidas coercitivas unilaterales contra Nicaragua (https://www.telesurtv.net/2021221-0019.html).

El contexto

Esta arremetida se da en un contexto en el que el imperialismo estadounidense pierde cada vez más espacio y poder en la geopolítica mundial, tanto en los ámbitos económico, militar, energético y tecnológico, situación que ha sido visibilizada pero también amplificada por la pandemia. Es pública y notoria la incapacidad del gobierno de EE.UU. para contener la propagación de la Covid-19 en su territorio, así como, la pobreza, la indigencia y la miseria consecuencia de un sistema que ha fracasado para dar respuesta a las mayorías.
Las protestas contra el racismo, pero además la fuerte represión por parte de los cuerpos de seguridad muestra la flagrante violación de los derechos humanos en ese país. En un escenario en el que presenta la mayor deuda externa del planeta con reservas internacionales que apenas cubren el 2% de sus pasivos, esto por mencionar algunos indicadores. En contraste, países como por ejemplo China, registraron un crecimiento de su economía en 2020 y su deuda externa puede ser cubierta con sus cuantiosas reservas internacionales.
La decadencia, cada vez más inminente y notoria del imperio estadounidense se manifiesta en su desespero, que además de hacerlo cada vez más peligroso, lo ha llevado no solo a declarar la guerra comercial a China y bloquear además países como Rusia, sino a intensificar, en el marco de la Doctrina Monroe de “América para los americanos”, sus acciones contra los países de Nuestra América, en este caso, Nicaragua, Cuba y Venezuela.

Es pública y notoria la incapacidad del gobierno de EE.UU. para contener la propagación de la Covid-19 en su territorio, así como, la pobreza, la indigencia y la miseria consecuencia de un sistema que ha fracasado para dar respuesta a las mayorías.

Los objeticos y estrategias del imperialismo

No es casual esta arremetida contra el Gran Caribe, forma parte de los objetivos y estrategias anunciados por el jefe del Comando Sur Craig Faller en marzo 2021 quien afirmó ante los senadores de su país lo siguiente:
“Las amenazas al hemisferio occidental son persistentes, son reales y representan un riesgo extraordinario para nuestro país […]. Estas amenazas incluyen a potencias emergentes (ESA) como la República Popular China, Rusia e Irán que activamente buscan aprovechar las democracias incipientes y frágiles en esta región y buscan explotar los recursos de la región y la proximidad a los Estados Unidos, y Organizaciones Terroristas y de Delincuencia Organizada (TCO) que ejecutan todas las formas de actividades ilícitas para obtener ganancias a expensas del estado de derecho y, lo que es más importante, de las vidas de todos los que han sido afectados en el camino” (https://www.armed-services.senate.gob/Faller_03-16-21).
Al respecto y refiriéndose a las amenazas en el hemisferio continuó diciendo Faller “Unos actores regionales malignos dentro de nuestro vecindario, como Cuba, Venezuela y Nicaragua, perpetúan la corrupción y desafían la libertad y la democracia al abrir la puerta a las ESA y TCO a expensas de su propio pueblo. Las TCO son una amenaza directa para la patria estadounidense. No podemos enfrentarnos a tan desalentador desafío por nuestra cuenta. La única forma de contrarrestar estas amenazas es fortalecer a nuestros socios en la región, y debemos formar NUESTRO equipo para ganar esta competencia estratégica. Si nuestros vecinos son más fuertes, todos somos más fuertes.” (Idem.).
El gobierno de EE.UU. teme al avance de China en nuestra región, particularmente en lo que a lo económico se refiere, así como la presencia de Rusia que, según Faller, señaló en el mismo documento, está proyectando su poder militar en la Región con el apoyo de Venezuela y Nicaragua.
En este escenario, las estrategias de EE.UU., entre otras, según informó Faller se basan en “desarrollar la preparación y mejorar nuestras capacidades, la interoperabilidad y el conocimiento del dominio de los socios. Este es un componente vital de nuestra estrategia, lo que nos permite realizar ejercicios multidominio con nuestros socios y construir interoperabilidad y preparación que mejoran nuestra capacidad colectiva para proteger la región. Estar en el campo, con presencia en Cooperative Security Locations en El Salvador, Colombia y Curazao, y un sitio de operaciones de avanzada en Honduras, sede de la Fuerza de Tarea Conjunta Bravo (JTF-Bravo)”.
En resumen, el decadente imperialismo estadounidense se siente amenazado por la presencia de potencias como China, Rusia e Irán en la Región, en lo que siempre consideró su patio trasero y “su territorio”. Derrocar gobiernos y procesos que son malos ejemplos como Cuba, Nicaragua y Venezuela constituye el objetivo central del gobierno de los EE.UU. en estos momentos. No es casual la arremetida imperial contra el Gran Caribe, ante lo cual, los pueblos de Nuestra América debemos estar más alerta que nunca y sobre todo más unidos.

*Venezuela, GT Crisis y Economía Mundial y GT Estudios Sociales para la Salud., economista, profesora de la Universidad Simón Bolívar.

CONVOCATORIA DE LA CENTRAL DE TRABAJADORES DE CUBA

Imagen
Fuente: @KenelmaCarvaja1

La celebración del Día Internacional de los Trabajadores   se ha convertido en la mayor concentración de masas que realiza anualmente nuestro país, constituyendo el desfile obrero de La Habana, uno de los más masivos, entusiastas y pujantes del mundo. Estas grandes y contundentes manifestaciones de los trabajadores y sus familiares es un ejemplo elocuente del respaldo a la Revolución, al Socialismo y a la Dirección histórica de nuestro Partido y Gobierno encabezados por Fidel y Raúl, una demostración de la fuerza de la clase obrera en el poder y una hermosa manifestación de solidaridad y hermandad entre los pueblos.

El 1ro de mayo del 2015 se realizará en un escenario político caracterizado por un  nuevo enfoque de la estrategia del Gobierno norteamericano hacia Cuba, reconociendo el fracaso  de su política de acoso, agresión, bloqueo y de guerra  mediática contra nuestro país. La derrota de esa política es una victoria de nuestro pueblo y ante todo de su combativa clase obrera que se encuentra enfrascada en la implementación de los acuerdos de su XX Congreso realizado hace solo un año y de los Lineamientos Económicos y Sociales acordados en el 6to Congreso y de los Objetivos de la Primera Conferencia Nacional del Partido.

Este año reafirmaremos nuestra condena al criminal bloqueo económico, comercial y financiero contra nuestro país, mantendremos la exigencia por la exclusión de Cuba de la lista de países patrocinadores del terrorismo (en caso de que no se elimine antes de la Cumbre de Panamá) y continuaremos el reclamo por la devolución del territorio cubano ocupado ilegalmente por la base norteamericana en Guantánamo. Será una oportunidad para reiterar nuestro empeño por cumplir el Concepto de Revolución, definido justamente un 1ro de mayo hace 15 años por nuestro Comandante en Jefe Fidel Castro. 

En esta jornada expresaremos nuestro compromiso con todos los pueblos del mundo, en particular en nuestra América con la hermana República Bolivariana de Venezuela, blanco de la agresión de la reacción interna y del Imperialismo norteamericano y con ella todo lo que significa el ALBA, la CARICOM y demás formas de integración latinoamericana y caribeña. La solidaridad de las organizaciones sindicales por la causa de los Cinco y de rechazo al bloqueo yanqui contra Cuba, momento oportuno para expresar con orgullo y satisfacción el reconocimiento a los Cinco Héroes que ya se encuentran entre nosotros, firmes y victoriosos. 

LEMA CENTRAL

UNIDOS EN LA CONSTRUCCIÓN DEL SOCIALISMO

LEMAS COLATERALES

·        Por la Patria, unidad, solidaridad y compromiso.

·        Abajo el bloqueo.

·        Cese el criminal y genocida bloqueo yanqui contra Cuba.

·        Revolución es Unidad, es Independencia.

·        Revolución es luchar por nuestros sueños de justicia para Cuba y para el mundo.

·        Revolución es cambiar todo lo que debe ser cambiado.

·        Revolución es igualdad y libertad plenas.

·        Revolución es ser tratado y tratar a los demás como seres humanos.

·        Revolución es emanciparnos por nosotros mismos y con nuestros propios esfuerzos.

·        Revolución es defender valores en los que se cree al precio de cualquier sacrificio.

·        Revolución es modestia, desinterés, altruismo, solidaridad y heroísmo.

·        Revolución es luchar con audacia, inteligencia y realismo.

·        Revolución es convicción profunda de que no existe fuerza en el mundo capaz de

         aplastar la fuerza de la verdad y las ideas.

·        No claudicaremos jamás ni cederemos en nuestros principios.

·        Más unidos, fuertes y solidarios que nunca.

·        Unidos en la defensa de nuestro socialismo.

CONVOCATORIA DE LA CENTRAL DE TRABAJADORES DE CUBA

Central de Trabajadores de Cuba - EcuRed

La celebración del Día Internacional de los Trabajadores   se ha convertido en la mayor concentración de masas que realiza anualmente nuestro país, constituyendo el desfile obrero de La Habana, uno de los más masivos, entusiastas y pujantes del mundo. Estas grandes y contundentes manifestaciones de los trabajadores y sus familiares es un ejemplo elocuente del respaldo a la Revolución, al Socialismo y a la Dirección histórica de nuestro Partido y Gobierno encabezados por Fidel y Raúl, una demostración de la fuerza de la clase obrera en el poder y una hermosa manifestación de solidaridad y hermandad entre los pueblos.

El 1ro de mayo del 2015 se realizará en un escenario político caracterizado por un  nuevo enfoque de la estrategia del Gobierno norteamericano hacia Cuba, reconociendo el fracaso  de su política de acoso, agresión, bloqueo y de guerra  mediática contra nuestro país. La derrota de esa política es una victoria de nuestro pueblo y ante todo de su combativa clase obrera que se encuentra enfrascada en la implementación de los acuerdos de su XX Congreso realizado hace solo un año y de los Lineamientos Económicos y Sociales acordados en el 6to Congreso y de los Objetivos de la Primera Conferencia Nacional del Partido.

Este año reafirmaremos nuestra condena al criminal bloqueo económico, comercial y financiero contra nuestro país, mantendremos la exigencia por la exclusión de Cuba de la lista de países patrocinadores del terrorismo (en caso de que no se elimine antes de la Cumbre de Panamá) y continuaremos el reclamo por la devolución del territorio cubano ocupado ilegalmente por la base norteamericana en Guantánamo. Será una oportunidad para reiterar nuestro empeño por cumplir el Concepto de Revolución, definido justamente un 1ro de mayo hace 15 años por nuestro Comandante en Jefe Fidel Castro. 

En esta jornada expresaremos nuestro compromiso con todos los pueblos del mundo, en particular en nuestra América con la hermana República Bolivariana de Venezuela, blanco de la agresión de la reacción interna y del Imperialismo norteamericano y con ella todo lo que significa el ALBA, la CARICOM y demás formas de integración latinoamericana y caribeña. La solidaridad de las organizaciones sindicales por la causa de los Cinco y de rechazo al bloqueo yanqui contra Cuba, momento oportuno para expresar con orgullo y satisfacción el reconocimiento a los Cinco Héroes que ya se encuentran entre nosotros, firmes y victoriosos. 

LEMA CENTRAL

UNIDOS EN LA CONSTRUCCIÓN DEL SOCIALISMO

LEMAS COLATERALES

·        Por la Patria, unidad, solidaridad y compromiso.

·        Abajo el bloqueo.

·        Cese el criminal y genocida bloqueo yanqui contra Cuba.

·        Revolución es Unidad, es Independencia.

·        Revolución es luchar por nuestros sueños de justicia para Cuba y para el mundo.

·        Revolución es cambiar todo lo que debe ser cambiado.

·        Revolución es igualdad y libertad plenas.

·        Revolución es ser tratado y tratar a los demás como seres humanos.

·        Revolución es emanciparnos por nosotros mismos y con nuestros propios esfuerzos.

·        Revolución es defender valores en los que se cree al precio de cualquier sacrificio.

·        Revolución es modestia, desinterés, altruismo, solidaridad y heroísmo.

·        Revolución es luchar con audacia, inteligencia y realismo.

·        Revolución es convicción profunda de que no existe fuerza en el mundo capaz de

         aplastar la fuerza de la verdad y las ideas.

·        No claudicaremos jamás ni cederemos en nuestros principios.

·        Más unidos, fuertes y solidarios que nunca.

·        Unidos en la defensa de nuestro socialismo.

Cuba evolución económica en el primer semestre del 2020

Suiza y Cuba: hipocresía en tiempos de una pandemia
Foto: Alainet

José Luis Rodríguez*

La economía mundial ha venido enfrentando en este año una crisis sin precedentes.
El estallido de la pandemia de la COVID-19 ha puesto en evidencia e impulsado la crisis que se venía gestando en el modelo neoliberal que durante años se ha venido aplicando por las diferentes economías del mundo capitalista.
La sociedad cubana no ha escapado a los impactos de la crisis, en medio –además– del fortalecimiento del bloqueo de EE.UU. contra nuestro país.
Sin embargo, la batalla contra la COVID-19 se ha librado favorablemente gracias al desarrollo alcanzado por la medicina cubana, que hoy –incluso– trabaja en su propia vacuna contra la enfermedad (Soberana 01).

La batalla contra la COVID-19 se ha librado favorablemente gracias al desarrollo alcanzado por la medicina cubana, que hoy –incluso– trabaja en su propia vacuna contra la enfermedad (Soberana 01).


El tratamiento de la población de cara al COVID-19 incluyó también un grupo de medidas de seguridad y asistencia social que han permitido una atención personalizada a 606 945 núcleos familiares vulnerables, incluyendo subsidios por interrupción laboral a los trabajadores estatales afectados y exenciones fiscales a los del sector privado y cooperativo.
Las medidas aplicadas en el orden sanitario y social conllevaron un gasto en el presupuesto de unos 1 000 millones de pesos adicionales en el primer semestre del año.
El enfrentamiento a la pandemia tuvo una evolución positiva hasta el 21 de julio, pero a partir de agosto, se presentó un rebrote que todavía se combate en estos momentos. No obstante, los resultados obtenidos hasta ahora se encuentran por encima de los promedios de la región y clasifican entre los de mejor desempeño a nivel mundial (sirva de punto de comparación que Estados Unidos presentaba el 18 de septiembre una incidencia de 2 059 casos por 100 mil habitantes y una tasa de 2.95% de fallecidos).
A estos resultados se añade la labor solidaria de Cuba con el resto del mundo, que se expresa en el envío –hasta esa fecha– de 53 brigadas médicas Henry Reeve a 39 países, que han atendido 528 737 pacientes y han salvado 12 285 vidas.
En Cuba el punto de partida para enfrentar la crisis actual no resultaba favorable, ya que luego de alcanzar un aumento del 4,4% del PIB en el 2015, la economía cubana redujo su ritmo de crecimiento promedio del 2016 al 2019 a solo 1,3% y se previó una tasa del 1% para el 2020. Los indicadores básicos muestran la siguiente evolución entre el 2018 y los planes del 2020, con algunos estimados para el resultado del año (Ver Tabla 1).
Como puede observarse en la tabla 2, en el 2019 se produjo un notable empeoramiento en el desempeño económico del país, alcanzándose un magro crecimiento de 0,5%.
Por su parte, los pronósticos para el 2020 reflejaban importantes disminuciones en el PIB que se estiman actualmente en un -8,1% (CEPAL) y -8,3% (EIU). Parte del retroceso puede avizorarse en el desempeño económico y social del primer semestre del presente año. Un elemento clave que explica este resultado posible está en el impacto que se arrastra de la contracción económica presente ya en el 2019; el cierre del turismo desde marzo; la caída previsible del 83% en el saldo de cuenta corriente para este año y el incremento del bloqueo de EE.UU.
En efecto, la agresividad contra Cuba que ha venido desarrollando la administración de Donald Trump, se incrementó notablemente, alcanzando la cifra de 86 nuevas medidas punitivas implementadas en el 2019, incluyendo la aplicación completa de la Ley Helms Burton y la persecución a los embarques de petróleo enviados desde Venezuela a Cuba, lo que provocó que la economía llegara a funcionar solo con el 50% del combustible necesario desde septiembre del 2019. Así, el impacto del bloqueo que llegó en el 2019 a unos 4 343 millones de dólares, se incrementará sustancialmente este año.

la labor solidaria de Cuba con el resto del mundo, que se expresa en el envió –hasta esa fecha– de 53 brigadas médicas Henry Reeve a 39 países, que han atendido 528 737 pacientes y han salvado 12 285 vidas.

También Cuba continuó haciendo un notable esfuerzo en el 2019 para cumplir con el servicio de la deuda renegociada, erogándose 70 millones de dólares para liquidar adeudos con el Club de París, incluyendo la aplicación de swap de deudas con un grupo de acreedores, pero se reportaron atrasos en el pago de esa deuda. Esta situación llevó al gobierno cubano a solicitar en mayo una posposición de pagos hasta el 2022, la cual fue concedida solo para este año, según informes no oficiales.

De este modo, pese a los esfuerzos realizados, al cierre del semestre se registraban déficit en la disponibilidad de alimentos y notables restricciones en el suministro de combustibles, con impactos económicos y sociales inevitables (Ver Tabla 2).

II.- Nueva Estrategia Económica y Social

A pesar de estos resultados desfavorables, no se detuvo el proceso de transformaciones de la economía cubana, el cual realmente registró un notable impulso a partir del mes de junio.
De tal modo, el 16 de julio se dio a conocer la “Estrategia Económica y Social para el Fortalecimiento de la Economía y el Enfrentamiento a la Crisis” la que supone la aplicación de medidas de carácter coyuntural y estructural a desarrollar, incluyendo superación gradual de la pandemia en tres etapas, que permita una nueva normalización de la actividad económica y social post COVID. Durante el verano se inició la aplicación simultánea de medidas estructurales ya acordadas y pendientes de realización, así como la implementación de nuevas decisiones que permitan el fortalecimiento de la economía nacional.
Entre estas, ya se han dado a conocer importantes acuerdos, tales como la aplicación en breve de la reunificación monetaria y cambiaria, la ampliación del sector privado y cooperativo, la creación de pequeñas y medianas empresas, la descentralización del comercio exterior, la ampliación de emisión de bonos de deuda pública para personas naturales y jurídicas, así como la creación de un banco de fomento agrícola, y la ampliación de las facultades de las empresas estatales, entre las cuestiones más importantes.
Se destacan en este programa la prioridad otorgada a corto plazo a la seguridad alimentaria, el incremento de los ingresos en divisas –vía exportaciones y sustitución de importaciones– y las inversiones.
En síntesis, a pesar de la complicada situación planteada, el país ha demostrado que cuenta con fortalezas y alternativas para rebasar la crisis sanitaria y retomar la senda del desarrollo, lo que demanda importantes transformaciones en la política económica en aspectos que será preciso emprender en lo inmediato, cuestión que ya comienza a observarse en estos momentos.

*Cuba, GT Crisis y Economía Mundial, Miembro de la Sociedad Latinoamericana de Economía Política y Pensamiento Crítico (SEPLA), Asesor del Centro de Investigaciones de la Economía Mundial (CIEM).