Taller en CLACSO 2022 – Economía mundial: Explotación y cadenas globales de valor

Un proyecto en pleno desarrollo que puede ayudar a complementar los análisis desde perspectivas críticas, con participación de miembros del Grupo de Trabajo Crisis y economía mundial, de CLACSO, se trata del Panel y Base de Datos de Valores Trabajo Mundiales (BDVTM).

Panel de Valores Trabajo mundiales

Una versión relativamente avanzada del panel para explorar los resultados ya alcanzados está disponible en https://panel.worldlabourvalues.org, se puede aprovechar abiertamente para la exploración, la crítica y cualquier análisis o reflexión*.
Es una iniciativa de ciencia crítica abierta y totalmente replicable/reproducible.

Además de estimaciones como la tasa de explotación entre diferentes países, incluidos países latinoamericanos como Brasil y México (más de 40 países desde 1995), también estimamos el intercambio desigual a través del comercio internacional y diversos otros, disgregados por decenas de sectores productivos.

Los problemas teóricos y metodológicos son desafiantes, pero venimos avanzando siempre con la claridad de que son aproximaciones, las más coherentes con el estudio y debate acumulado, a categorías marxistas y perspectivas críticas más o menos cercanas.

Para tanto, creamos una fuerza tarea internacional (red) para avanzar en la difusión, discusión y profundización de los temas y estimaciones. Se invita a participar, basta entrar en contacto con uno de los miembros actuales del equipo (más información en https://worldlabourvalues.org).

Como parte de la iniciativa, también comenzamos a ofrecer cursos abiertos ( siempre se dará prioridad a libre acceso sin ningún pago ) con una introducción a la BDVTM. El primero fue dado en el V Encuentro Internacional Teoría del Valor, Trabajo y Ciencias Sociales, organizado por el Grupo de Estudios e Investigaciones para el Trabajo-UnB.

Actualmente se encuentran abiertas las inscripciones para el minicurso/taller del IX Congreso Latinoamericano de Ciencias Sociales, CLACSO, que se realizará el 6 de junio. Finalmente, se confirma al menos 1 minicurso de introducción a la BDVTM en el Encuentro Nacional de Economía Política, el 8 de junio por la mañana.

Se adjunta información sobre los talleres de CLACSO, incluyendo información sobre la BDVTM, titulada Economía mundial: explotación y cadenas globales de valor**, cuya inscripción está abierta(aún con descuento).

Más información e inscripciones en :

https://conferenciaclacso.org/talleres/?articulo=economia-mundial-explotacion-y-cadenas-globales-de-valor

Taller en CLACSO 2022 – crítica de la economía política en el siglo XXI

En el marco de la IX Conferencia Latinoamericana de Ciencias Sociales, miembros de SEPLA articulados en torno al Grupo de Trabajo de CLACSO, Crisis y Economía Mundial, participarán como docentes en talleres presenciales. Digno de nota el taller a impartir por el profesor Dr. Julio Gambina

Nuevas claves a la crítica de la Economía Política en el Siglo XXI: ¿Qué tiene Marx para decir de nuevo?

Coordinación: Julio Gambina (Fundación de Investigaciones Sociales y Políticas, Argentina)

Día y hora: 6 de junio de 2022 de 9 a 14:30 hs. (Horario de México)

Sede: Campus UNAM, Ciudad de México

Carga horaria: 5 horas

La convergencia, durante 2020/21 y en curso en el 2022, de la crisis sanitaria derivada del COVID19 con la crisis capitalista potenciada desde 2007/09, habilita un debate crítico sobre el orden económico social, político y cultural contemporáneo. Ello supone la discusión crítica sobre el capitalismo, su lógica e historia, tanto como su presente y las opciones en disputa sobre el devenir, lo que demanda considerar las alternativas al orden capitalista, especialmente a treinta años del derrumbe del socialismo en el Este de Europa. El debate de la Economía Política, desde sus orígenes, transitó distintos momentos, especialmente con la concepción “crítica” desarrollada por Carlos Marx en El Capital y otros aportes del autor alemán a la comprensión del orden económico social contemporáneo. Con la enunciación de la ley del valor y del plusvalor, aparece por primera vez el tema del origen del excedente económico y, por ende, la transformación de la disciplina científica en “apología” del orden existente.  El Taller sobre “Crítica de la Economía Política en el Siglo XXI” tiene como propósito recuperar las categorías principales contenidas en la obra de Marx y colocarlas en la dinámica del debate actual sobre el capitalismo y su crisis actual para considerar la crítica al capitalismo contemporánea y más allá.

https://conferenciaclacso.org/talleres/?articulo=nuevas-claves-a-la-critica-de-la-economia-politica-en-el-siglo-xxi-que-tiene-marx-para-decir-de-nuevo

Fin al bloqueo de Estados Unidos contra Cuba

Fuente: cadenagramonte.cu

Introducción*

El presente informe abarca el período comprendido entre abril de 2019 y marzo de 2020, marcado por un serio retroceso en las relaciones bilaterales Cuba-Estados Unidos (EE.UU.) y un progresivo recrudecimiento del bloqueo económico, comercial y financiero.

En este período, las numerosas regulaciones y disposiciones emitidas por el gobierno de los EE.UU. contra Cuba alcanzaron niveles de hostilidad sin precedentes. La posibilidad de establecer demandas al amparo del Título III de la Ley Helms-Burton; el incremento de la persecución de las transacciones financieras y comerciales de Cuba; la prohibición de vuelos desde EE.UU. hacia todas las provincias cubanas, con excepción de La Habana; la persecución e intimidación a las empresas que envían suministros de combustible a Cuba, y la campaña de descrédito contra los programas de cooperación médica cubana, constituyen algunos de los ejemplos más distintivos.

Durante este período y en contravención de lo dispuesto por la resolución 74/7 de la Asamblea General y de muchas que le han antecedido, se registraron alrededor de 90 acciones y medidas económicas coercitivas impuestas por el gobierno de los EE.UU. contra Cuba, con la intención de intervenir en los asuntos internos del país y en franco menoscabo de la libertad de comercio y navegación internacionales. De ese total, alrededor de la mitad fueron acciones concretas de bloqueo, que incluyeron multas y otros tipos de sanciones contra entidades estadounidenses o de terceros países, inserción de empresas cubanas en listas unilaterales, prorrogación de leyes y proclamas sobre el bloqueo, anuncios relacionados con la aplicación de los Títulos III y IV de la Ley Helms-Burton y cambios regulatorios. Otro grupo de medidas evidenció la aplicación extraterritorial del bloqueo o se correspondió con decisiones del Departamento de Estado contra nuestro país.

Resultan particularmente alarmantes los 5 paquetes de medidas adoptados en 2019 en función de vigilar e imponer medidas de castigo contra las empresas, buques y navieras que transportan combustibles hacia Cuba. En este sentido, se impusieron sanciones ilegítimas contra 27 compañías, 54 embarcaciones y 3 individuos vinculados al sector, ninguna de ellas de origen estadounidense o sujetas a la jurisdicción de ese país […].

Todas estas medidas impactan fuertemente en las actividades económicas de Cuba, en particular, las relacionadas con operaciones de comercio exterior y las inversiones extranjeras. Esta situación ha obligado a Cuba a adoptar medidas coyunturales de emergencia, solo posibles en un país organizado, con una población unida y solidaria, dispuesta a defenderse de la agresión extranjera y a preservar la justicia social alcanzada. Las acciones emprendidas están encaminadas a impulsar la economía cubana y mitigar los efectos del bloqueo. Entre estas se incluyen más de veinte disposiciones encaminadas a fortalecer la empresa estatal socialista.

Ningún ciudadano o sector de la economía cubana escapa de las afectaciones derivadas del bloqueo, el cual entorpece el desarrollo que cualquier país tiene derecho a construir de manera soberana. Es por ello que esta política unilateral constituye el principal obstáculo para la implementación del Plan Nacional de Desarrollo Económico y Social de Cuba hasta 2030 (PNDES), así como para la consecución de la Agenda 2030 y sus Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). […]

Para los cubanos residentes en el exterior, las regulaciones del bloqueo también constituyen obstáculos cotidianos. Se les impide abrir cuentas bancarias, utilizar determinadas tarjetas de crédito o realizar transacciones con normalidad, solo por poseer la nacionalidad cubana.

Como parte de su escalada agresiva, el gobierno de los EE.UU. también ejerció fuertes presiones sobre un grupo de países, particularmente de América Latina y el Caribe […]. 

Desde abril de 2019 hasta marzo de 2020, el bloqueo ha causado pérdidas a Cuba en el orden de los 5 mil 570.3 millones de dólares. Esto representa un incremento de alrededor de mil 226 millones de dólares con respecto al período anterior. Por primera vez, el monto total de las afectaciones ocasionadas por esta política en un año rebasa la barrera de los cinco mil millones de dólares, que ilustra hasta qué punto se ha intensificado el bloqueo en esta etapa. Las afectaciones calculadas no contemplan las acciones del gobierno de los EE.UU. en el contexto de la pandemia de la COVID-19, debido a que exceden el cierre del período analizado.

A precios corrientes, los daños acumulados durante casi seis décadas de aplicación de esta política ascienden a 144 mil 413.4 millones de dólares. Tomando en cuenta la depreciación del dólar frente al valor del oro en el mercado internacional, el bloqueo ha provocado perjuicios cuantificables por más de un billón 98 mil 8 millones de dólares. Este valor representa un crecimiento del 19 por ciento con respecto al período anterior, como resultado del incremento de la elevación del precio del oro en un 18.3 por ciento.

En este contexto, el azote de una pandemia global como la COVID-19 ha supuesto retos notables para Cuba, y los esfuerzos del país para combatirla se han visto sensiblemente limitados por las regulaciones del bloqueo estadounidense. El carácter genocida de esta política se ha reforzado en medio del enfrentamiento al nuevo coronavirus, puesto que el gobierno de los EE.UU. se ha valido de ella, y en particular de su componente extraterritorial, para privar deliberadamente al pueblo cubano de ventiladores pulmonares mecánicos, mascarillas, kits de diagnóstico, gafas protectoras, trajes, guantes, reactivos y otros insumos necesarios para el manejo de esta enfermedad. La disponibilidad de estos recursos puede marcar la diferencia entre la vida y la muerte para los pacientes portadores del virus, así como para el personal de la salud que los atiende.

Lo anterior no ha sido suficiente para el gobierno estadounidense, que también se ha lanzado en una cruzada para intentar desacreditar y obstaculizar la cooperación médica internacional que Cuba ofrece, divulgando calumnias y llegando al extremo de exigir a otros países que se abstengan de solicitarla, incluso en medio de la emergencia sanitaria creada por la COVID-19 en el mundo.  

A pesar de sus acciones, el gobierno de los EE.UU. no ha podido evitar que hasta el 1ro de julio de 2020, más de 3 mil colaboradores cubanos, organizados en 38 brigadas médicas, contribuyan en la lucha contra esta pandemia en 28 países y 3 territorios no autónomos. A estos esfuerzos se han sumado también los más de 28 mil profesionales cubanos de la salud que ya se encontraban brindando sus servicios en 59 naciones antes de la COVID-19.

A las acciones anteriores se suma el ataque terrorista perpetrado contra la Embajada de Cuba en los EE.UU., el 30 de abril de 2020 […].

El 12 de mayo de 2020, el Departamento de Estado de EE.UU. notificó al Congreso su decisión de listar un grupo de países, incluida Cuba, entre los certificados bajo la Sección 40A (a) de la Ley de Control de Exportación de Armas como «países que no cooperan completamente» con los esfuerzos antiterroristas de EE.UU. durante el 2019. Con esta acción, el gobierno estadounidense pretende esconder su historial de terrorismo de Estado contra Cuba, que ha sido un instrumento permanente de su política agresiva hacia la Isla.

En la actual coyuntura, en la que la humanidad enfrenta una crisis económica y social acentuada por la pandemia de la COVID-19, cuyas dimensiones nadie es capaz de vaticinar con certeza, se impone con más razón que nunca, que la comunidad internacional exija el levantamiento del bloqueo impuesto por el gobierno de los EE.UU. contra Cuba, cual constituye el sistema de medidas coercitivas unilaterales más complejo y prolongado que se haya impuesto contra país alguno.

* La nota recoge cuatro páginas de la introducción de un documento de 75 páginas. Informe sobre las afectaciones del bloqueo a Cuba en el año 2020, presentando por el gobierno cubano ante la ONU el 23 de junio de 20201.Votaron 184 países contra el bloqueo que mantiene Estados Unidos contra Cuba, Estados Unidos e Israel por mantener el bloqueo y se abstuvieron, sin vergüenza alguna los gobiernos de Colombia y Brasil junto con el de Ucrania.

Chile: elecciones y una nueva Constitución

Chile y las constituyentes en América Latina | Fundación Libertad y  Desarrollo
Fuente: https://www.fundacionlibertad.com/articulo/chile-y-las-constituyentes-en-america-latina

Paula Vidal Molina*

El 18 de octubre de 2019 es un hito histórico que nadie lo esperaba, las calles se llenaron de colores y pancartas con diversidad de demandas que en términos generales daban cuenta de una necesidad profunda del pueblo por realizar los principios de justicia, igualdad social y dignidad, lo cual exigía el cambio de la constitución de Pinochet. Producto de esa presión popular y de trabajadoras/es en las calles (no podemos dejar de mencionar que las consecuencias de la movilización social dejaron torturados, muertos, mutilados y presos políticos que hoy siguen sin reparación ni justicia), el plebiscito y la última elección del 15 y16 de mayo de 2021, muestran que la derecha ha sufrido un gran golpe, del cual es incierto que pueda volver a recuperarse en el corto plazo.

Elecciones y necesidad de cambiar el orden neoliberal en Chile

El 18 de octubre de 2019 nadie imaginó que marcaría un antes y un después en la historia político-social chilena, millones de personas en las calles clamaron por dignidad y justicia social, clamor que fue conducido por la casta política y de espaldas al pueblo -después de la firma del 25 de noviembre de 2019- por la vía electoral para aprobar o no el cambio de la constitución (mediante plebiscito del 25 octubre de 2020) y posteriormente, la elección de convencionales que redactarán la nueva constitución, a la que se sumó la elección de gobernadores, alcaldes y concejales (15 y 16 de mayo de 2021).

El consenso de las clases dominantes respecto del acuerdo fue un mecanismo de control porque:1) anuló la alternativa de cambiar la constitución a través del mecanismo de la asamblea constituyente, como expresión de la soberanía y autodeterminación del pueblo; 2) fijó el marco para la aprobación de sus mociones con un quorum supramayoriatrio de 2/3 de sus integrantes y 3) incorporó la cláusula de que hay materias que no deberán ser tocadas como los tratados internacionales (30 firmados por Chile).

Las votaciones fueron postergadas debido a las erráticas y fracasadas medidas impulsadas por el Gobierno de Sebastián Piñera para controlar las consecuencias económico-sociales y de salud de la población en pandemia, por lo que se generó una incertidumbre acerca de los resultados y la legitimidad de las votaciones, una vez realizadas las elecciones. Sin embargo, los resultados del plebiscito fueron claros: terminar con la Constitución de Pinochet. No solo el histórico nivel de participación de la población bajo el sistema de votación voluntaria, 50.7% (7.569.082); el padrón electoral nacional es de 14.900.190, sino también por la mayoritaria aprobación que tuvo -78,28%- cambiar la Constitución de Pinochet, lo demuestran.

Las elecciones del 15 y 16 de mayo -donde además de convencionales, se eligieron gobernadores, alcaldes y concejales- mostraron tres grandes fenómenos: a) una baja en el nivel de participación respecto del plebiscito (tendencia que se observa desde 2012); b) un desplome de los sectores de la derecha y el centro político, y c) una votación que se corre hacia la izquierda con victorias de municipios emblemáticos de la derecha junto a una entrada a la convención constitucional de representantes que no militan en los partidos tradicionales de la izquierda, pero que surgen de la revuelta o rebelión del 18 de octubre de 2019.

Respecto de la baja en el nivel de participación al compararse con los datos del plebiscito, los datos muestran que solo votó el 43,41%, (https://www.servelelecciones.cl/) del electorado, es decir, 6.468.750 de personas y un equivalente al 38,3% de los votos válidamente (5.711.254), para elegir los convencionales. Por lo tanto, la abstención alcanzó casi un 57% y la baja respecto de la elección del plebiscito fue en más de un 10% para los convencionales. Las razones que pueden explicar dicho nivel de abstención, no se han estudiado, algunos sectores de izquierda señalan que se debe a que se fue gestando una decepción del proceso en los sectores populares que no se sienten llamados por las formas tradicionales de representación (ejemplo de ello es el análisis de Rafael Agacino en https://www.youtube.com/watch?v=i7ZRFfhGERM ); una hipótesis importante de tener en consideración para los análisis futuros acerca de la movilización social.

Por otro lado, las elecciones de los convencionales dieron cuenta que la derecha es la más golpeada porque no alcanzó a manejar el tercio que esperaba, ya que, del total de los 155 elegidos, la lista Vamos por Chile (de la derecha) obtuvo 37 cupos. Un segundo golpe lo recibió la lista del Apruebo (alianza de la centro-izquierda de la ex concertación), donde la Democracia Cristiana obtuvo solo 2 cupos y el Partido Por la Democracia (PPD) 3 cupos. A diferencia de 77 cupos que provienen del pacto –del Frente Amplio y el Partido Comunista (con 28), de la Lista del Pueblo (27 cupos, principalmente activistas y dirigentes sociales), de listas locales (con 7) y de pueblos originarios (con15).

Otra consecuencia de las elecciones, son las votaciones que recibieron alcaldes y concejales. Si bien, en términos absolutos, la derecha a nivel nacional se mantuvo como primera fuerza en las elecciones de alcaldes, fue el gran perdedor en términos relativos porque la UDI tuvo una baja de 21 municipios y Renovación Nacional de 15 menos alcaldías que las obtenidas el 2016 (Emol.com, https://www.emol.com, 2021/05/17). El gran golpe que tuvieron fue haber perdido la Municipalidad de Santiago, la más importante del país, a manos de una joven economista, feminista y militante del Partido Comunista. En este sentido, sectores de la izquierda como el Partido Comunista y el Frente Amplio mostraron una tendencia al aumento en alcaldías y concejales a nivel nacional, aunque los grandes ganadores fueron los candidatos independientes, lo cual da cuenta de la crisis de los partidos políticos como ámbitos de representación de la ciudadanía.

Se abrirán las grandes Alamedas…

Aún con los problemas de abstención, los resultados de las elecciones, especialmente las vinculadas a los convencionales, abren un escenario impensado y favorable para las demandas del pueblo respecto de cambiar el marco normativo-jurídico que sostiene el neoliberalismo chileno. Reconocer estas condiciones favorables en la correlación de fuerzas a favor de las demandas y necesidades del pueblo y la clase trabajadora es fundamental, pero sería un error creer que estos cambios están garantizados –como señala Goicovic (2021)- solo por contar con una mayor cantidad de convencionales. No se debe desconocer que la derecha política y económica ligada a la antigua oligarquía y a la alta burguesía vinculada al sistema financiero y la gran industria nacional e internacional, no está dispuesta a perder sus privilegios, por ello no debe extrañarnos que, en este contexto de lucha de clases, intente permanentemente impulsar procesos de restauración. Sin embargo, no les será fácil porque las elecciones presidenciales de noviembre próximo van a ser disputadas por la izquierda antineoliberal que elegirá su candidato único en las elecciones primarias de julio, entre el Partido Comunista con Daniel Jadue y el Frente Amplio con Gabriel Boric.

En síntesis, el desafío es enorme para la elaboración de una nueva constitución con un claro sello popular, plurinacional, antipatriarcal, democrática y de protección de la naturaleza, por ello, la presión desde la calle y la movilización social organizada deberá extenderse desde la elaboración hasta la ratificación de la nueva constitución, para evitar que este proceso constitucional avance hacia un modelo neoliberal legitimado por una nueva constitución construida por un acuerdo nacional.

Sabemos que la lucha por concretar la dignidad, la justicia social y la igualdad exige ir más allá del capitalismo y su lógica y ese proceso implica una permanente discusión sobre la crisis estructural del capitalismo, pero sobre todo imaginar y construir las salidas que necesitamos con urgencia como sociedad.

*Chile, GT Crisis y Economía Mundial, docente de la Facultad de Ciencias Sociales, Universidad de Chile.

Crisis, pandemia, vacunas…

La desigualdad en el virus
Fuente: http://www.juventudrebelde.cu/media/cover-de-noticia-16654

Josefina Morales* y Gabriela Roffinelli**

La pandemia del COVID-19, como se ha señalado, nos arrastró a una crisis económica no vista desde los años treinta, sin adjetivos para caracterizarla, con tazas de contracción económica en 2020 del orden del ocho por ciento en Nuestra América, superiores al cinco por ciento en Europa y en Estados Unidos de 3.5%. Aunque, en rigor, la crisis económica mundial estaba latente cuando irrumpió la pandemia; dato que soslayan los confiados anuncios acerca de una pronta salida de la crisis una vez finalizada la pandemia o incluso la posibilidad de un nuevo “reinicio” o “reseteo” capitalista (Klauss, Schwaba, 2021, Foro Económico Mundial).

En varios países la crisis va más allá de la pandemia, no sólo porque se arrastraban varios años de precario crecimiento e incluso de recesión; la dimensión social de la crisis exhibió una polarización social insostenible, la imposibilidad de que la mayor parte de la población soportara nuevas medidas que so pretexto de enfrentar la crisis hicieran recaer sobre sus hombros el costo de la crisis. Y la dimensión política de la crisis tomó un primer plano, mostrando que la economía es una relación social.

Las políticas de ajuste neoliberales, como se ha exhibido, denunciado, demostrado, destruyó las instituciones de salud pública previamente alcanzadas, y no suficientes, en sus afanes privatizadores para instalar la mercantilización de los servicios de salud. Los bajos y desiguales recursos destinados al sector representaban, en 2018 y en algunos de nuestros países, entre 5 y 9% del PIB, al tiempo que Estados Unidos destinaba 16.9 por ciento de su economía. El pago de la deuda, de los intereses, consumía, desde los años ochenta, una importante proporción los recursos públicos, de por sí insuficientes ante la baja recaudación fiscal.

América Latina ha registrado el mayor doloroso impacto de la pandemia al registrar, hacia mediados de mayo, cerca de un millón de defunciones (982 635). En Brasil se presentó 44.4% de ellas, en México 22.4 y en Colombia y Argentina el 15.5 por ciento.

Frente a la crisis de la pandemia cinco medidas destacaron en la política económica: apoyos financieros al gran capital, apoyos financieros a la pequeña y microempresa, apoyos temporales a trabajadores desempleados, compensaciones extraordinarias a la población y recursos extraordinarios para el sector salud para la compra de implementos médicos y para la compra de vacunas.

En la mayoría de los casos, una política económica que se realizó con mayor endeudamiento en la crisis, exenciones fiscales en algunos casos y, en otros, con incremento de impuestos como fue la propuesta en mayo del gobierno genocida de Iván Duque en Colombia.

Vacunas, patentes y la criminal mercantilización de la salud

Frente a la pandemia se mostró la capacidad adquirida por el conocimiento colectivo, por la ciencia realizada, en gran medida, con recursos públicos. En menos de un año se obtuvo la vacuna contra el COVID-19 en las grandes trasnacionales farmacéuticas que obtienen, como la mayoría de los monopolios, importantes ganancias por la renta tecnológica que se expresa en la propiedad privada de las patentes. En el caso de AstraZeneca, por ejemplo, la industria farmacéutica apenas si cubrió el 3% del costo de la investigación (Pascual Serrano, Sputnik, 24 de abril, 2021).

Apropiación privada que ha sido cuestionada y rechazada de tiempo atrás. Hay que tener presente que los científicos que descubrieron la vacuna contra la polio en los años cincuenta rechazaron su patente privada. En un programa de televisión, hace 50 años, se le preguntó a Jonas Salk, por qué rechazó patentar la vacuna y contestó: “No hay patente. ¿Acaso se puede patentar el sol?”. Como dice el grupo puertorriqueño Calle 13: “Tú no puedes comprar el viento. Tú no puedes comprar el sol. Tú no puedes comprar la lluvia. Tú no puedes comprar el calor. Tú no puedes comprar las nubes. Tú no puedes comprar los colores. Tú no puedes comprar mi alegría. Tú no puedes comprar mis dolores.”

Las trasnacionales farmacéuticas, ahora, en la fase de los monopolios financiarizados, forman parte del gran conglomerado financiero especulativo denominado BlackRock que está presente, como dios padre, con participación en cuanta actividad y empresa se nos ocurra: en numerosas empresas de las bolsas de valores del mundo, en los más importantes bancos internacionales, en las empresas del sector inmobiliario, en los recursos de los grupos financieros de las pensiones, en las deudas públicas, como el caso de la deuda argentina y del gran endeudamiento en México generado en la privatización de las empresas públicas, en particular de la banca, denominado Fobaproa (véase cuadro 1).

Pasqual Serrano, periodista e investigador, escribió en Sputnik, el 24 de abril pasado que son dueños de las vacunas “The Vanguard Group y BlackRock. Estos dos fondos de inversión administran 16 billones de dólares. Si fueran un bloque de naciones, serían la tercera potencia mundial, solo por debajo de Estados Unidos y China, de acuerdo con datos del Banco Mundial en 2019.” Y Vanguard, principal accionista de BlackRock, también tienen importante presencia en instituciones públicas y bancos centrales, a través de la contratación de sus ejecutivos, de esa práctica denominada de puertas giratorias en donde los tecnócratas de un puesto público a uno privado y viceversa, como Adewale Ayermo, actual subsecretario del Tesoro, quien es asesor político de BlackRock.

Trasnacionales en Grupos financieros
EmpresasBlack RockVanguard
Group
% acciones           
Apple6.37.2
Aphabet6.37.3
Microsoft6.67.9
Amazon5.05.9
Facebook6.47.4
Berkshire7.89.9
Johnson & Johnson6.98.3
JP Morgan6.67.9
Wells Fargp6.57.2
SANOFI5.9
Pfizer7.78.3
Aztra Semeca4.22.8

Por la liberalización de las patentes

Frente a la pandemia, el descubrimiento de las vacunas y su acaparamiento por parte de los gobiernos imperialistas, la demanda social mundial es la liberalización de las patentes, la demanda de que sea un bien público. El 15 de mayo se publicó el Manifiesto Liberación de patentes y vacunas COVID 19 de más de 200 organizaciones sociales, que afirma que “La producción, distribución y administración de vacunas está atada a la competición entre laboratorios y países. Las patentes, el secretismo de los contratos y la falta de transparencia son sus causas.”

La reacción de los grandes capitales no se hizo esperar y decenas de agentes a su servicio realizan lobby en el capitolio para impedir la liberalización de las patentes.

Irónicamente el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, se manifestó por la suspensión de las patentes, mientras mantuvo por m eses mediante la ley de 1950 bloqueo a la exportación de insumos para producir vacunas y jeringas; motivo por el cual millones de dosis de las vacunas desarrolladas conjuntamente por la Universidad de Oxford y el laboratorio anglosueco AstraZeneca, con participación de la Argentina y México, cuando aún no hbían llegado a los dos países latinoamericanos (https://eldiarioar.com).

La liberalización de las patentes y distribución de vacunas es urgente ante la enorme desigualdad de la aplicación de las vacunas, ante el desamparo de la mayor parte de los pobres del mundo, de los condenados de la tierra, como diría Fanon.

*México, GT Crisis y economía mundial, investigadora del Instituto de Investigaciones Económicas de la UNAM y presidenta de SEPLA.

 **Argentina, GT Crisis y economía mundial, co-coordinadora del GT.

El día de la mujer paraguaya y la situación de empleo e ingreso

Paraguay: La foto que inmortalizó la resistencia contra Alfredo Stroessner,  32 años después | Internacional | EL PAÍS
Fuente: El País

Lilia Moliner*

En Paraguay hay dos fechas en las que se celebra el día de la mujer. Una, el 24 de febrero, como día de la Mujer Paraguaya, en conmemoración de la primera asamblea de mujeres paraguayas, reunidas desde el año 1867, durante la guerra de la Triple Alianza (Argentina, Brasil y Uruguay) contra el Paraguay (1865 – 1870), en apoyo a la resistencia armada nacional, contra los ejércitos invasores. La segunda fecha es la del 8 de marzo, el Día Internacional de la Mujer.
En el primer caso, hay un reconocimiento histórico a la mujer paraguaya por su contribución a la resistencia nacional en las tareas logísticas y como “residenta”. Las residentas acompañaron el desplazamiento del gobierno nacional y de la capital del país, Asunción, asediada. incendiada y ocupada por los ejércitos aliados. Igualmente, hicieron el inmenso sacrificio de recuperar la vida del país, desbastada su población (con la muerte de más del 60% del total) su economía y sus instituciones públicas.
No obstante, el reconocimiento histórico, existen controversias político-ideológicas no resueltas por el hecho de que la celebración del día de la mujer paraguaya se había declarado en 1974, durante el gobierno de la larga dictadura del General Alfredo Stroessner, que se consideraba el “segundo reconstructor” del Paraguay. El “primer reconstructor”, según esta narrativa oficial, había sido uno de los fundadores del Partido Colorado, el General Bernardino Caballero, ex combatiente del ejército nacional y ex presidente de la República en la posguerra (1880–1886). Durante su mandato, sin embargo, se promulgaron las leyes de concesión, primero, y de venta de los yerbales, tierras fiscales y bienes públicos después, medidas de enorme impacto en la estructura económica, política, social y cultural del país hasta la actualidad. La Guerra de la Triple Alianza había sido el medio de la destrucción del modelo de desarrollo nacional y antónimo anterior (1813–1870), por otro liberal, dependiente y subdesarrollado, emergente en la región.
Otra controversia es con la celebración del día de la Mujer Paraguaya en las instituciones culturales y educativas públicas, en la que se insiste en el discurso patriotero, sensiblero y la fiesta folclórica, mientras se sostiene el patriarcado y el machismo como la normalidad. Incluso, está vigente la resolución que “prohíbe la difusión y distribución de materiales impresos como digitales referentes a la teoría y/o ideología de género, en instituciones educativas dependientes del Ministerio de Educación y Ciencias” (MEC, Resolución N° 29664, del 05 de octubre de 2017). Tampoco se menciona la situación real de la mujer paraguaya, en sus distintos roles, así como la pobreza, violencia y opresión sufrida por diversos sectores de la población femenina hasta la actualidad. Incluso, durante el proceso histórico de la reconstrucción nacional en que se la recuerda y valora, dicha situación fue evidenciada y denunciada por el escritor anarquista español Rafael Barret, en su estadía en Paraguay en el primer decenio de 1900, en sus artículos sobre: El dolor paraguayo (Barret, 2006, Servilibro, Asunción), 30 años después del fin de la guerra.
Recientemente, el Ministerio de la Mujer, en la invitación para la celebración del Día de la Mujer Paraguaya el 24 de febrero pasado, por el “compromiso por la igualdad” mencionó que otorgaría un “reconocimiento” al presidente de la República, Mario Abdo Benítez, “por su invaluable compromiso, liderazgo y gestión” ( https://www.abc.com.py/nacionales/2021/02/16).

Empleo, pobreza y desigualdad del ingreso


En el contexto general, según la proyección de la población, en 2020 el número total de mujeres es estimado en 3.599.516, cifra equivalente al 49,6% de la población total, levemente inferior al de los hombres. Según la estadística oficial, la fuerza de trabajo y la ocupación femenina están en aumento, considerando los últimos cuatro años, pero fue afectada por la paralización de la vida y la economía durante la cuarentena del Covid-19 en el segundo y tercer trimestre de 2020.
En relación con la fuerza de trabajo y ocupación masculina, se mantienen las brechas en todos los indicadores (nivel de actividad, ocupación, desocupación y subocupación/subempleo visible) a favor los hombres, a nivel país, y de las zonas urbanas y rurales.
Cuadro 1. PARAGUAY. Indicadores de empleo según sexo

La subocupación invisible, que mide el empleo con más de 30 horas a la semana y con ingresos menores al salario mínimo, tenía históricamente un promedio igual al triple que el visible, pero ha dejado de ser registrada por las estadísticas oficiales. Un estudio reciente sobre el trabajo informal estableció que un promedio del 65 de la población ocupada por año y ocupada no agrícola, en 2017, era informal y que en el caso de las mujeres llegaba al 68% (DGEE, Ocupación informal 2012-2017). La desocupación o desempleo abierto aumentó de 7.9% al 10,2% del cuarto trimestre, diciembre 2019 y de 2020, a pesar del mejoramiento experimentado en relación con el tercer trimestre, durante la cuarentana del Covid 19.
En relación con la categoría ocupacional de la ocupación principal, las mujeres se concentran en el trabajo por cuenta propia (31,8%); como empleada/obrera en el sector privado (25,6%); el empleo doméstico (17,1%); empleada/obrera en el sector público (11,4%), y el trabajo familiar no remunerado. A excepción del empleado/obrero, principal categoría laboral de los hombres, en la que participan en casi el doble del porcentaje (48,5%) que tienen las mujeres, en todas las demás, ellas presentan una mayor participación relativa (DGEEC, EHP 2017).
Estos indicadores del empleo femenino, deben ser ubicados en el contexto general en el que la población económicamente inactiva o fuera de la fuerza de trabajo, de 15 años y más, es estimada en torno al 27% y la jefatura de hogar femenina se muestra creciente, 35.6% a fines de 2020, frente al 28% en 2010 (www.mayoria.com.py/2021/02/25) La reflexión también tiene que considerar que los trabajos de cuidado en los hogares y las comunidades, realizados generalmente por las mujeres, adolecen de subregistro, al igual que la jefatura de hogar femenina, en una sociedad en la que la ausencia masculina sigue siendo una constante. Esto es, los aumentos a los que hacen referencia las estadísticas oficiales probablemente están en relación con una mayor cobertura (registro y medición) de dichos indicadores.
Finalmente, también cabe reflexionar sobre la relación de los indicadores del empleo con los del ingreso y pobreza para las mujeres, y la desigualdad de género reflejada en los mismos. Las estadísticas disponibles al 2019 no permiten esta discriminación por sexo, sino por área geográfica. Ellas indican que la pobreza afecta a casi una cuarta parte de la población país y a una proporción un tanto menor en las zonas urbanas, pero que aumenta a una tercera parte en las zonas rurales (Cuadro 2). Además, que en el período 2013–2019 ha tendido a bajar, salvo la pobreza extrema rural, entre 2014 y en 2016 aumentó (DGEEC, Pobreza monetaria 2013 – 2019).
De hecho, en 2019, la profundidad de la pobreza rural, medida por la brecha existente entre el costo de la canasta básica (alimentos y servicios) y el ingreso monetario promedio de la población pobre de dicha área es del 34%, frente al 32% del total país, y del 30% de las áreas urbanas. En otras palabras, el promedio de los ingresos rurales del primer quintil, más pobre, sólo cubre hasta el 70% del costo de la canasta básica.
Por el lado de la desigualdad en la distribución del ingreso, el indicador “Promedio de ingreso mensual por persona”, en relación con las actividades laborales y otros ingresos (ayuda familiar del país y del exterior; jubilación y pensión; subsidio monetario del Estado, otros) midió en 2019 la suma de 5.178.000 guaraníes. En su distribución por quintil de población, varió de un mínimo de 1.378.000 guaraníes (del primer quintil más pobre) a 10.238.000 de guaraníes (del quinto quintil más rico).
La diferencia entre ambos extremos indica que el quintil más rico tiene 7,4 veces más ingresos mensuales que el quintil más pobre (DGEEC, Principales resultados de la EHPC 2019, De pobreza monetaria e ingreso) (Cuadro 3).
La falta de datos concretos actualizados respecto de la incidencia de la pobreza y pobreza extrema, y de los niveles y distribución de ingresos entre las mujeres nos limitan para hacer conclusiones sobre la situación específica. No obstante, las desigualdades de género en cuanto a los indicadores del empleo, una de las principales fuentes de ingreso de la población a nivel general, y la ausencia de subsidios directos para las mujeres pobres y pobres extremos, excepto las adultas mayores de 65 años y más, contribuyen a explicar sus causas y efectos concretos, en el marco más amplio de la estructura y del modelo socioeconómico nacional (Fernando de la Mora, 08 de marzo de 2021).

*Paraguay, GT Crisis y Economía Mundial, miembro de la Sociedad de Economía Política del Paraguay (SEPPY) y de la junta directa de SEPLA, docente de la Universidad Nacional de Asunción.

Primera sesión de la Escuela Reinaldo Carcanholo Nuestra América 2021

📍Les invitamos a la primera sesión, del primer curso de la Escuela Reinaldo Carcanholo Nuestra América 2021 la cual se desarrollará este sábado, 13 de marzo 🗓

13:00 a 15:00 (El Salvador y México),
14:00 a 16:00 (Colombia, Ecuador, Peru y Cuba),
15:00 a 17:00 (Bolivia),
16:00 a 18:00 (Argentina, Brasil, Uruguay, Chile y Paraguay)

📹 La transmitiremos en vivo por medio de las páginas de facebook de la SEPLA y del GT CLACSO Crisis y economía mundial

🖥 https://www.facebook.com/sepla21💻 https://www.facebook.com/GTCLACSOEconomiaMundial